El caso de Belén Esteban contra su exrepresentante, Toño Sanchís, no ha terminado aún ya que acudió este martes a los juzgados de Torrejón de Ardoz para darle continuidad a su demanda. Belén ha consignado nuevas pruebas que amplían la demanda, aumentando la cantidad a reclamar por los contratos sin liquidar que le debe Sanchís. Ella decidió entregar personalmente esta documentación, aunque no era necesario que hiciera acto de presencia en los juzgados.

La colaboradora ha asegurado estar dispuesta a ir por todo en su nueva reclamación, ya que tiene facturas y contratos que soportan su alegato de que aún le debe más dinero del que se había habado inicialmente.

Belén Esteban se apoya en la sentencia anterior

En la sentencia dada con anterioridad, se recalca que si existieran nuevas pruebas que demostraran la existencia de más actividades ilegales por parte de Sanchís, éstas se podrían añadir al caso, lo que ha sido aprovechado por Belén Esteban para acudir de nuevo a los juzgados.

La colaboradora de Sálvame acudió a Torrejón en compañía de su pareja, Miguel, con quien está próxima a contraer matrimonio, y declaró estar bastante tranquila, explicando que ésta era una demanda de reclamación de cantidad y no una demanda penal.

Belén no dio ningún detalle de la cantidad que está reclamando, por lo que se disculpó con la prensa, ya que sus abogados no le habían dado aún autorización para hablar sobre el tema, mostrándose bastante tranquila y segura de su actuación.

La defensa de la colaboradora es muy cauta en cuanto a la información que le suministra, ya que esa información acaba siempre en los medios. Lo único que dijo es que era una reclamación de cantidades, ya que se habían encontrado nuevas pruebas en contra de Sanchís.

La espera por la actuación del juzgado ante la reclamación

A Belén Esteban ahora solo le queda esperar que la justicia actúe. Ya, en la ocasión anterior, la sentencia fue favorable para ella, ya que se logró constatar que en efecto Sanchís se había apropiado de forma ilegal del dinero que le pertenecía a su representada.

Entre la deuda que Sanchís le debe pagar a Belén más las costas, la cantidad era de 587.383 euros, cantidad que puede aumentar de forma significativa ante la nueva reclamación.

La casa de Sanchís había sido embargada judicialmente para honrar la deuda y terminó en manos de la propia Belén, quien solo está esperando a que el juzgado se pronuncie para reclamar la propiedad. Por su parte, Sanchís no se ha acercado al juzgado, dejando todo en manos de sus abogados.

Ella sí decidió acudir personalmente, ya que es importante para ella, ya que él no le pagó y se llevó lo que no era de él.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más y mira el vídeo